6 may. 2015

Fwd: [Blog | El Parto es Nuestro] ¿Cómo lo hace Kate?


Cómo lo hace Kate?

Esta pregunta se hizo viral entre las madres británicas tras la salida del hospital el pasado sábado de Kate Middleton, radiante con su hija recién nacida en brazos, unas doce horas después de haber ingresado. Yo diría que simplemente estaba llena de oxitocina natural... de esa que produce el cuerpo en abundancia cuando se le deja actuar.
 
¿Realmente es tan difícil de entender?
 
Un parto respetado, en el que no existe iatrogenia, no deja a la mujer inválida. Cansada sí, sobre todo si la dilatación ha sido larga, pero tras un parto normal se puede hacer vida normal... tal y como ha demostrado Kate con su aparición en público a las pocas horas de haber dado a luz.
 
Por supuesto que en el posparto hace falta descanso: hay un bebé al que atender que no entiende de horarios, la lactancia requiere de tiempo y tranquilidad, es preciso adaptarse a los nuevos ritmos (o mejor dicho no-ritmos) de tomas y de ciclos de sueño... Mas ello no nos ata a una cama hospitalaria.
 
 
Es curioso cómo esta imagen, que debería ser lo normal para la gran mayoría de los partos, deja perplejas e incrédulas a tantas personas. Volvemos a constatar que el parto fisiológico sigue siendo una rareza, tal y como corroboró ENCA, la red europea de asociaciones como la nuestra, con su nota de prensa del 2008, que confirmó que en muchos países europeos los partos sin intervención médica no llegan al 6%.
 
A mí me causa perplejidad que haya mujeres que entienden por normal que tras un parto terminemos en una cama de hospital, con cicatrices por curar, vías y sondas puestas... en fin, destrozadas. Parece que lo normal es entrar en el hospital sana e ilesa... y salir tras 48 ó 72 horas con dificultad para caminar.
 
Como muy bien dijo Armando en el blog Bebés y más, Kate escogió lo mejor para ella y para su bebé. Escogió un parto atendido exclusivamente por matronas, sin inducción ni otras intervenciones innecesarias.
Gracias, Kate:
por mostrarnos otra realidad
por hacer que nos demos cuenta (de nuevo) de lo lejos que estamos de la normalidad
por ofrecernos un referente para seguir andando en esta lucha
  
Para leer más...

H